Acerca de Aceitunera Jienennense

 

       Ya desde la antigüedad las aceitunas constituyeron un importante aporte a la dieta humana, consumidas en principio secas, más tarde en diferentes salmueras y, por último, aliñadas de mil maneras.


       Griegos y romanos las consumían como aperitivo acompañadas del mulsun, una mezcla de vino y miel con especias, servido caliente. Desde entonces y hasta nuestros días, en nuestra tierra se ha mantenido inalterable la tradición del consumo de aceitunas. Fruto del paso por estas tierras de las diferentes culturas, dando lugar a las diferentes variedades de aderezo: aliñadas con ingredientes naturales como el tomillo, el hinojo, el ajo, etc.


       Desde 1995, ACEITUNERA JIENNENSE S.A.L. recoge el testigo de la mítica Aceitunas Barranco, que desde los años 70 venía liderando el sector de la aceituna de mesa en la ciudad de Jaén.


       En la actualidad, la familia Palacios ha sido el alma impulsora del tradicional estilo de endulzar las aceitunas al sabor jaenero, aliñadas al natural en verde, o en negra rallada más ajo, sal y plantas aromáticas. Todo ello, en el momento justo y con el toque artesanal, da lugar a un producto que no puede faltar en ninguna mesa o celebración.